Categories
Uncategorized

Crónica de Invaders en Alcorcón (Madrid): Hijos del metal

Tras varias cancelaciones, Filomenas, Covid-19 y confinamientos, por fin llegó el día en que los madrileños Invaders pudieron volver al escenario, y lo hicieron por partida doble, con aforo completo ambos días, en la sala Vizzio de Alcorcón.

Volvían a subirse al escenario tras más de un año de silencio. Un año que han sabido aprovechar al máximo, en el que la banda se ha remodelado con su nuevo guitarra, Carlos Sánchez, una joven promesa que en mi modesta opinión dará mucho que hablar. Sergio, el frotman de la banda, ha madurado y trabajado su voz, y eso se nota en sus actuaciones. Los hermanos García, impecables, y Sergio, el batería incombustible del grupo, nunca deja de sorprendernos.

Si bien debo decir que en la primera actuación los nervios les jugaron una mala pasada que según avanzaba la tarde noche fueron solventando, el domingo rompieron moldes, dejando claro que el metal está muy vivo y tiene un gran futuro por delante.

Los que conocemos la banda desde que apareció en escena hace ya tres años vamos viendo cómo se están transformando y demostrando que para ellos esto no es un juego de niños, como se podía pensar cuando empezaron siendo todos adolescentes.

Sergio Chamoso, la voz del grupo, en cada actuación nos sorprende con su puesta en escena. En esta ocasión había momentos que en sus gestos veías a Robert Plant, para convertirse a continuación en David Lee Roth. La forma en que está trabajando su voz, cómo controla sus agudos (pese a una pequeña afonía imperceptible) que tanta guerra le daban al principio  causada por esos cambios propios de la adolescencia, nos sorprendió a todos.

Sergio García, el benjamín del grupo, sigue creciéndose en el escenario. Carlos Sánchez, en su primera actuación con el grupo, no deja de recordarme al gran Steve Vai. Cómo no hablar de Adrián García, guitarrista y líder del grupo, que cada actuación nos demuestra el amor que siente por el metal. Se nota que cada nota le sale de dentro de su alma.

Adrián, esa bestia sentada tras su batería, con ese control de baquetas, esos solos que se marca, dignos del mismísimo Cozy Powell, y ese gran carisma que consigue que el batería (que suele ser el gran olvidado del escenario) adquiera un gran protagonismo.

Aprovecharon la ocasión para presentar su nuevo sencillo, “Endless Wait”, tema que sorprendentemente todo el público conocía, y es que son muchos los que siguen a esta banda.

Tocaron temas como “Metal Madness”, “Feel My Fire”, ” The Last in Line” de Dio, “Hijos del metal”…  Con este último tema dieron por terminada la actuación y, aunque el público quería más, no pudieron complacerlo por el dichoso toque de queda.

Una vez más la sala Vizzio se encargó de que se cumplieran todas las medidas sanitarias. De nuevo hay que agradecerles ese gran apoyo que ofrecen a todas las bandas nuevas a las que dan la oportunidad de darse a conocer.

Dos veladas de las que estos chicos pueden sentirse orgullosos antes de meterse tranquilamente a grabar su próximo álbum que, si todo va bien, verá la luz a primeros de 2022.

Han vuelto a demostrar que están hechos de metal y que Invaders, pise el escenario que pise, no deja indiferente a nadie.

Para terminar, recordamos una frase de Jimmy Page: “Soy optimista con respecto al futuro del rock. Los jóvenes músicos emergerán de nuevo, pero con un nivel de buena composición, con profundidad e intelecto. La composición regresará al nivel de la música clásica o el jazz”. Chicos, enviar a Page vuestro trabajo y decirle que no se equivocó.

La entrada Crónica de Invaders en Alcorcón (Madrid): Hijos del metal se publicó primero en MariskalRock.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *