Categories
Uncategorized

Entrevista a Huecco: “”Idiota” es un descarte de Sugarless. ¿No cabía una canción de desamor crudo?”

“El artista de los mil géneros” cumple en 2021 quince años de carrera en solitario, veinticinco si contamos también su anterior etapa como cantante en la mítica banda de funk metal Sugarless, cuando todavía se llamaba solo Iván Sevillano. Desde 2006 es Huecco, y, gracias en gran parte a su rumbatón, estilo creado por él, que mezcla rumba y reggaetón con otros tantos géneros, se ha convertido en uno de los artistas españoles más conocidos de los últimos años. De momento sigue sacando singles de lo que en 2022 será su próximo disco de estudio, y charló con Manu Gamarra sobre esto, los tiempos pasados y muchas cosas más.

En este 2021 cumples quince años de carrera en solitario. ¿En qué momento te encuentras ahora mismo?

“Pletórico. No sé si el mejor, pero muy cerca del mejor. Tienes la madurez de los diez años de Sugarless más los quince de Huecco, que son veinticinco ya, y si me dices cuando empecé con Sugarless que iba a estar veinticinco años sobre un escenario te diría que si estás loco. Esto es un privilegio”.

Huecco con Mariskal Romero apoyando la campaña “El metal nunca muere” de @cadalatacuenta.

O sea, que va para largo.

“Sí, sí. Ni puta gana de bajarme del escenario, al revés, se me van acumulando proyectos nuevos. Ahora tengo ganas de hacer un proyecto de rock y metal más puro, qué le voy a hacer si van saliendo las canciones”. (Risas)

¿Cuál dirías que ha sido el peor momento de tu carrera hasta ahora?

“El peor momento para un artista es la separación de un grupo, y la de los Sugar fue un poco traumática, pero yo quise borrar pronto todo y empezar de nuevo, por eso me fui a Estados Unidos. Y a la vista está que fue un súper acierto”.

¿Y el mejor?

“Pues vino seguido. El mejor momento fue que, nada más terminar Sugarless de aquella manera y empezar Huecco al volver de América, lo reventó: Disco de oro, 300.000 tonos de móvil descargados de “Pa mi guerrera…”. Aposté por la voz gutural del metal sobre una base latina, algo que, aunque mucha gente piense que era fácil, tenía el riesgo de no gustarle a nadie, ni a los rockeros por la base latina ni al público pop o comercial porque la voz era muy dura”.

Y que en esa época tampoco estaba el reggaetón tan arraigado…

“Empezaba, pero con voces muy latinas de reggaetón, no cañeras ni raspadas”.

“Me parece una falta de respeto salir como Sugarless sin el cantante original”

Hablando de Sugarless: ¿Hablaste con ellos cuando anunciaron en 2020 que volvían?

“Hablamos, pero la comunicación es escasa y casi siempre mediante abogados. Yo no estuve muy de acuerdo, porque para mí eso no es Sugarless, eso es Sugarless y el nombre que le quieras poner detrás. Al igual que yo no he salido nunca como Sugarless en estos quince años, y podría porque la marca y el muñeco son míos. Me parece una falta de respeto salir como Sugarless sin el cantante original. Estamos hablando, por decirlo de alguna manera“.

Entiendo que la mayoría del público que descubrió Huecco en 2006 no te conocía de tu etapa en Sugarless. ¿No te generó cierto temor el cambio tan brusco de estilo o ese paso repentino al mainstream y a hacerte súper conocido?

“No, porque yo no sentía estar traicionando a nadie. Yo siempre dije que a mí Sugarless se me quedaba corto, me suponía un treinta por ciento de lo que yo podía dar como artista. Intenté meter desde trocitos de son cubano hasta una bulería hardcore, hacía pruebas de sonido cantando a Camarón de la Isla… pero siempre había miedo a salir de ese funk metal, y mira que recuerdo algunas rarezas como “Bicho raro” que compuso Frankie, una especie de balada paranoica. Además, yo tampoco tenía apenas incidencia en lo que era la composición de canciones. Hice “Asegúramelo”, “Esa historia” y dos más, así que me sentía con la necesidad de explotar sin complejos”.

Y eso que ya eráis un grupo único por su fusión…

“Totalmente, pero mi sueño con Sugar fue siempre haberlo hecho aún más abierto, y no lo conseguí; creo que con ello podríamos haber seguido, sacar un cuarto disco… Al final, es una experiencia que no cambio por nada, te da muchas tablas y te pone los pies en la tierra para no creerte la hostia si luego llega el éxito, pero Huecco ha sido una liberación literal, y te lo digo sin miedo. Poder estar en festivales de rock en Alemania o en el Viña, abrir con partes de ska, de punk o de hardocre y mezclarlo con rumba, flamenco o chachachá… yo es que me corro vivo”. (Risas)

 “Tengo ganas de hacer un proyecto de rock y metal puros”

Pero las “raíces” en cierta manera sí las has mantenido con Huecco. Siempre dices que tus conciertos son muy cañeros y en ‘Lobbo’ (2016) sacaste aquella “Tenemos el hardcore” que recuerda mucho a lo que hacías con Sugarless.

“Sí, y es una canción muy feliz, de que “salte el barrio” como si fuera un concierto. Además, el reto es que está grabada sin guitarras eléctricas. Tuve que conseguir esa potencia del hardcore con la actitud, la voz, la pegada de la batería, el bajo y las guitarras acústicas procesadas. Y a mí me encantó cómo quedó”.

Volviendo a ese viaje que hiciste por América después de terminar Sugarless: ¿Fue por algún motivo en concreto? ¿Buscar nuevos sonidos? O quizá lo típico de encontrarse a uno mismo…

“Nos fuimos para allá Samuel y yo, pero él se volvió antes y se enfrió un poco la relación. Y lo que hice en aquel viaje, que en realidad solo duró tres meses (ndr: por lo leído en internet pensaba que había sido mucho más largo), fue asentar esos estilos que yo sospechaba que me gustaban. En Cuba flipé y comencé a componer “Pa mi guerrera”, y me di cuenta de que había estilos que conseguían ponerme la piel de gallina igual que el rock, así que decidí aventurarme con esa fusión que es lo que luego fue Huecco”.

Huecco y Kutxi Romero a las puertas de la pastelería Marimer, salvada de su cierre en esta pandemia.

Cambiando un poco de tercio: Con tantas cosas que has hecho ajenas a la música (fundar una organización benéfica, tu propia marca de aceite de oliva, ser la imagen de Maseratti, aquel cambio de look radical y campaña publicitaria para lanzar ‘Lobbo’, recientemente fuiste noticia por comprar una panadería que había cerrado por culpa de la pandemia y ayudar a la gente del barrio…), ¿a veces no te genera un cierto temor a que puedan dispersar la atención de tu carrera musical?

“No, no me da miedo, porque tendría que ocurrir que una de esas cosas que mencionas devorase al cantante. Que oye, ojalá mi marca de aceite de oliva, Cueva del Lobbo, se convierta en una multinacional, (risas) porque destinaría todos esos ingresos en cosas de la música, producir a otros cantantes… Pero sí que tienes razón de que existe ese riesgo, aunque de momento no ha ocurrido”.

Sabemos que finalmente el disco va a salir en 2022, que se va a llamar ‘XV Aniversario’, que antes sacarás algún single más, que va a haber un tema de country metal y hasta te escuché algo sobre una versión del “Porque te vas” de Jeanette…

“El título todavía no está decidido, pero el concepto va a ser ese. Lo de Jeanette me lo descubrió sin querer Fernandisco el otro día en directo. (Risas) Es una canción que llevo ensayando mucho tiempo versión metal por contrastarla con su voz, pero quizá más para el directo, no sé si entrará en el disco. Y lo del country metal es porque flipé al ver en Los Ángeles a unos músicos tocando el banjo en la calle con una actitud que parecían Slayer. Me encantó la idea y me acabó saliendo un tema”.

“Si Angelus Apatrida, Sôber o Hamlet están leyendo esta entrevista, que me contacten, que lo movemos echando hostias”

O sea, que todavía le queda al disco

“Sí, sí. Faltan dos o tres singles más, que ya están hechos, pero hay que decidir cuál entra, y yo sigo componiendo canciones nuevas, así que igual alguna que estaba dentro al final se cae”.

¿Lo estás produciendo tú, como hiciste con ‘Lobbo’?

“Algunas partes sí, en otras me está ayudando Tato Latorre. Estoy mirando con varios productores”.

Algunos ya te conocen como “el artista de los mil géneros” por todos los palos que tocas en tus canciones…

“Es que estoy abierto a cualquier estilo que venga. Yo escucho de todo, y de todo se pueden coger ideas, desde la música clásica hasta el trap. Luego ya tengo que ver qué hago con todo ello. Y que a veces incluso yo acabo siendo el más purista con determinados estilos, como el flamenco, pero no lo soy conmigo mismo. (Risas) Te voy a contar un secreto: “Idiota” (ndr: recientemente regrabada con Kutxi Romero) es un descarte de Sugarless, llevaba hecha muchos años y un día en el local de ensayo me dijeron que era una balada y que no les gustaba. ¿Crees que me puse triste? Cero. No me puse a discutir, me la guardé para el futuro y al final mira… ¿Por qué no podía caber en Sugarless una canción de desamor crudo?”

¿Y qué escucha más actualmente Huecco?

“Pues mira (abre Spotify en el móvil). Para ir al gimnasio tengo una lista de solo metal, necesito un poco de mala leche para levantar pesas: “Papel contra tijera” de SA, “Wasted Years” de los Maiden, “Balls to the Wall” de Accept, Twenty One Pilots, Slipknot… Pero cuando voy en el coche sí que me gusta más una lista que salte de estilo en estilo como una bestia: Justin Bieber, Heavy D & The Boyz, Maroon5, Kings of Leon, Black Joe Lewis & the Honeybears, “Con calma”, que es una de reggaetón…”

También ha estado siempre tu música muy unida a las nuevas tecnologías y formatos

“Es que los comienzos de Huecco coincidieron con la época en la que la gente se bajaba los tonos para el móvil, y como que experimentaron un poco conmigo. Nunca he tenido miedo ni a nuevos retos, ni a la tecnología, ni a reconocer que escucho otras músicas… los guetos no te llevan a ningún lado”.

Entrevistado y entrevistador: Huecco y Manu Gamarra

Incluso hiciste el himno del Mundial de Baloncesto del año 2014 en España y la sintonía de El Partidazo, uno de los programas más importantes de la radio española. ¿Cómo se afronta esto en comparación con la composición tus canciones?

“Es una responsabilidad, porque tus canciones vienen más de la inspiración y te vale a ti, esto es un encargo. Tienes que imaginarte un estadio de basket, gente haciendo “¡oe, oe!”, melodías muy comerciales y sencillas… me lo propuso la FIBA y gustó en Suiza, donde está su sede, imagínate el honor. Y con respecto a lo de El Partidazo, yo es que ya había hecho una rumba para El Partido de las 12, que es como se llamaba antes, pero lo adelantaron media hora y la letra ya no tenía sentido. (Risas) Así que esta la hice un poco distinta, le metí unas guitarras muy Muse si me apuras y scratches de DJ”.

¿Eres fácil de convencer o has rechazado más proyectos comerciales?

“No he rechazado, le suelo ver el punto a todo. También hice la intro de José Mota dos o tres temporadas, y es que me gusta mucho todo lo que tiene que ver con jingles o sintonías, que tiene su dificultad. Para mí son retos, no me dan miedo”.

Te leí en una entrevista de hace tiempo que tu colaboración soñada sería con Bunbury y Chavela Vergas. ¿Lo sigues manteniendo?

“Me gustaría colaborar con muchísima gente. Dentro del rock, por ejemplo, se lo propuse hace poco a Warcry para un tema de power metal que tengo que se llama “Fuego valirio”, así que no me cierro esa puerta. Para mí, además, un “no” quiere decir “no ahora”. (Risas) También me molaría con Angelus Apatrida, Sôber, Hamlet, que son más de mi época… si están leyendo esta entrevista, que me contacten, que lo movemos echando hostias”. (Risas)

La entrada Entrevista a Huecco: “”Idiota” es un descarte de Sugarless. ¿No cabía una canción de desamor crudo?” se publicó primero en MariskalRock.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *