Categories
Uncategorized

Crítica de Carajillo: Ritmo animal

“En un lugar de La Mancha…”. Sin duda, la continuación de la célebre frase a día de hoy sería “de cuyo nombre no debo olvidarme”, porque últimamente La Mancha, en el panorama del rock, está dando mucho que hablar. En esta ocasión, el turno es para los albaceteños llegados de Chinchilla de Montearagón Carajillo con nuevo álbum, ‘Ritmo animal’.

Un año ha tardado en ver la luz este trabajo en que se nota el ensayo de la banda y registrado en los Quino Home Studios. Carajillo nos presentan un trabajo con sonidos más sólidos y seguros, un poco más distorsionados que en el anterior y con temas más rockeros. En la portada, han elegido un paraje muy típico de la mancha, de esos que hoy en día enamora y que cada vez es más difícil encontrar, una magnífica foto con diseño de María Almeida en la que podemos observar un rebaño de ovejas, una de las cuales parece saludar. La foto, al igual que el resto de las instantáneas que acompañan al disco, la ha realizado José Luis Pina (Jota), que capta la esencia de cada tema.

La banda la forman Ángel Gabriel Padilla “Padi” (voz y guitarra), José María Padilla (bajo), Fernando Serrano (guitarra), Diego Torralba (batería), Iván Navarro (trompeta) y Matías Torralba “Mati” (coros y arreglos).

El álbum compuesto por diez temazos y comienza con “En las alturas”, un tema limpio y sereno que muestra las intenciones de estos chicos de alzar su vuelo. Personalmente, os invito a escuchar la letra con profundidad,  fijo que os sentiréis identificados.

Toma el testigo “No Se… Quizá…”,  lleno de  fuerza y en la que podemos empezar a observar la evolución de la banda. Además, fue la primera canción que compusieron para este nuevo disco y le tienen un cariño especial.

A continuación llega “Déjalas Volar”. Personalmente, es el tema que más me ha gustado, un tema sencillo y melódico con un toque romántico sin ser empalagoso, con el sonido de  guitarras limpias y una voz clara. Le sigue “Mi casa, mi corazón”, basada en un poema de  Marcos Ana, ‘Mi casa y mi corazón (sueño de libertad)’, extraído de su libro ‘Decidme cómo es un árbol’. Es el pequeño  homenaje al poeta madrileño que  les sale del corazón.

“Melodías Que Me Silba el Sol” es, quizá, el tema en el que más se han dejado llevar por sus influencias. Está cargado de energía que toma su tiempo entre las estrofas. Otra ocasión para soltarse la melena llega con “Cuál aleteo”, ya que nos encontramos un tema sencillo pero pegadizo. “Un canto al amor bajo nuestro filtro carajillero”, lo define el grupo.

El corte que da nombre al trabajo, “Ritmo animal”, porta consigo la definición del rock and roll. Estamos ante un tema fresco, bailable y pegadizo que te llena de energía.

La línea del resto de las canciones la rompe “Dulce veneno”, la más profunda de todas, con tonos más graves que en las anteriores. El contrapunto lo pone acto seguido “Por inercia”, un tema con buenísimos solos de guitarra en el que se nota que cada miembro ha podido hacerse notar.

“Y se van” pone el broche final al álbum de la mano de un tema acústico que se sale un poquito de la línea general. Carajillo apuesta con fuerza y su nuevo disco puedes conseguirlo contactando con ellos en su página de Facebook. ¿El rock ha muerto? Sinceramente, creo que está más vivo que nunca.

La entrada Crítica de Carajillo: Ritmo animal se publicó primero en MariskalRock.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *