Categories
Uncategorized

Crítica de Rodríguez: Atlantis

Excelente quinto trabajo en solitario el que nos entrega este año el guitarrista, compositor y productor hispano-suizo Manuel Rodríguez, con más de 45 años de trayectoria en su haber. Además de formar parte de los clásicos Stonefield, ha sido integrante de otras bandas como Vicious Delicious o Quasimodo, y ha colaborado como músico de sesión de artistas tan dispares como Marc Storace de Krokus, Sherpa, Sarah Brightman o Il Divo.

Este nuevo álbum viene influenciado por haber trabajado en el reciente disco aniversario de Stonefield, acercando al guitarrista nuevamente al hard rock progresivo después de coquetear en otros proyectos con el pop, el soul o el blues.

El hacha está más que bien arropado por el excelente Andy Wood, un experimentado vocalista británico, y el increíble batería Simon Phillips (Gary Moore, Satriani, The Who, Mike Oldfield o Toto es sólo parte de su increíble currículum). De igual manera, el polifacético Rodríguez se ha encargado no sólo de todas las guitarras del trabajo, sino también del piano y del hammond, lo que deja una idea de su maestría como multiinstrumentista.

A lo largo de los once cortes que conforman este viaje hacia esa misteriosa y mítica isla perdida, el experimentado guitarrista consigue embaucarnos con su ambiciosa propuesta. ‘Atlantis’ cuenta con una producción sencilla, orgánica y sin artificios, pero igualmente efectiva, donde lo que verdaderamente importa son las composiciones. Así mismo, su escucha en el orden concebido nos va introduciendo en una apasionante historia.

El álbum se abre con una pieza orquestal que nos sumerge en ese mágico mundo de la Atlántida con “Overture To Atlantis”, una intro instrumental que va in crescendo y donde tanto Rodríguez como Simon Phillips tienen el mismo protagonismo.

Con un estilo, como he comentado, que bebe de la mejor etapa del rock progresivo en los 70, nos llega “Neptune’s Call”, donde el Dios de los Mares inicia la épica historia. El tema tiene reminiscencias de guitarristas tan míticos como Brian May o Tom Scholz de Boston, y un sonido y voces en general muy del estilo de Toto (por algo Phillips ha sido integrante de la mítica formación americana a lo largo de numerosos álbumes de estudio y en vivo).

El melódico single y videoclip “A Land Free From Land” (muy bien elegido) tiene también ecos de esa mítica banda, así como la de las huestes de Coverdale, merced al vozarrón que se gasta el amigo Andy Wood. Aquí el protagonista de la historia anuncia a sus amigos su inminente viaje hacia esa aventura de encontrar esa mágica isla.

“Heading To My Destination” es una travesía imaginaria que nos dirige hacia un mundo desconocido, ilustrado con otra fantástica pieza de hard rock que incluye una sección de metal introducida por Darrell Leonard, otro prestigioso músico y arreglista, que ha trabajado con The Rolling Stones, B.B. King o Stevie Ray Vaughan, entre otros muchos. Casi nada.

“A New Day Just Begun” es una preciosa y corta pieza acústica donde al protagonista de la historia le asalta la incertidumbre de saber si ha tomado la decisión correcta. “Ride The Storm” forma parte de una cruenta tormenta en la historia y musicalmente viene ilustrada por otra fantástica pieza hardrockera que culmina con un final más electroacústico, ratificando que el protagonista sale victorioso de su enfrentamiento contra las fuerzas de la naturaleza.

“Across The Seven Seas” narra la llegada del protagonista a Atlantis, resultando una balada con un piano como protagonista realmente mágico, así como unos coros interpretados por otra experimentada vocalista de góspel británica, Claire Virginia.

Un afilado riff introduce “The Holy Land of Atlantis”, la tierra perfecta contada en la historia donde no existen guerras, odio ni pobreza. Musicalmente es un medio tiempo melodioso donde destaca el violinista Lucas Argonedoy, que también colabora en la intro y en el corte 10.

“A Force Within” es la pieza más reflexiva y espiritual de la historia, cuyos primeros acordes te retrotraen a los Pink Floyd más clásicos, con narración introductoria incluida.

Llegamos al capítulo que ilustra la partida del protagonista de esa tierra mágica, “Sailing Back to the Horizon”, una reflexión de que esta humanidad no está preparada todavía para ese mundo perfecto, con otra dulce pieza acústica de poco más de dos minutos.

El cierre del trabajo es para la composición más extensa del mismo, con más de siete minutos, “The Secret”, donde el protagonista decide proteger Atlantis omitiendo que existe. Esta pieza épica hace que Rodríguez y todos sus músicos se luzcan de maravilla en un trabajo completísimo, y que, parafraseando este último título, será un secreto también de cualquier amante de la buena música.

Escucha ‘Atlantis’ en Spotify:

La entrada Crítica de Rodríguez: Atlantis se publicó primero en MariskalRock.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *