Categories
Uncategorized

Crónica de Accept + The Iron Maidens en Pamplona: Demasiado rebeldes para morir

Accept

Por fin, con algo de retraso, ha llegado Accept por estas latitudes para presentar su magnífico ‘Too Mean To Die’ (2021) acompañados por The Iron Maidens, motivo que generó cierta polémica en los opinaderos del rock.

La cita tuvo lugar en la sala Totem de Villava-Atarrabia, en las inmediaciones de Pamplona-Iruña, lugar que se está consolidando como parada necesaria de las bandas internacionales en sus visitas al Estado Español. Junto a esta fecha, las otras dos paradas de Accept en España han sido en Madrid y en Barcelona.

El temporal de nieve y frío que azotó Navarra no impidió que se llenara la sala con gente venida desde Euskadi, Aragón o La Rioja. Y es que, aunque el cartel de sold out llevaba semanas colgado, se temía que hubiera un descenso de asistentes debido al temporal.

Una genial interpretación de “The Trooper” dio comienzo a la velada, demostrando The Iron Maidens ser una banda excepcional para interpretar en sala los temas de uno de los grupos más grandes de la historia del heavy metal.

Quien guste de conciertos en sala, donde se puede apreciar a los músicos tocar sus instrumentos, seguro que disfrutó con la calidad técnica de The Iron Maidens como si se hubiera sacado a La Doncella de los grandes estadios y macro festivales y se le hubiera metido, en pequeño y en femenino, en una simple sala de conciertos.

Ese fue el papel de las chicas de Courtney Cox, que demostraron de sobra ser una banda con la suficiente calidad técnica e interpretativa para abrir para Accept. A destacar el potente chorro de voz de Kirsten Rosenberg, y la pasión con la que cantaba los temas de Iron Maiden que, obviamente, todo el público, al que se le veía disfrutar, conocía. Un público que se volcó y que demostró que, casi siempre, el ruido de las redes sociales está muy alejado del sentir de la realidad. The Iron Maidens 10 – Puristas del rock 0.

The Iron Maidens

Con puntualidad alemana se escucharon los primeros acordes de “Zombie Apocalypse”, tema que abre igualmente ‘Too Mean To Die’, con tan solo el batería sobre el escenario. Tras esta intro de acordes sueltos, Accept saltó al completo a escena en el segundo 45, justo cuando da comienzo el riff con el que empieza realmente el tema.

Accept

En ese momento se escuchó un grito, donde se pudo reconocer la característica voz de Mark Tornillo. Los músicos aparecieron con una energía desbordante, que no menguó a lo largo de las casi dos horas que duró el espectáculo.

En una reciente entrevista en MariskalRock, Wolf Hoffmann decía que “podréis vernos más cerca, con las tres guitarras a toda potencia y más energía en todos los temas”. Dicho y hecho. Una energía desbordante, y unos temas a tres guitarras con los que consiguieron un muro de sonido demoledor que no ocultó, sino que potenció la nitidez y la pericia técnica de los tres guitarristas: el fundador, Wolf Hoffmann; un Philip Shouse espectacular, y Uwe Lulis como soporte en la retaguardia, que también tuvo sus momentos de protagonismo. Junto a este último, y situado también en la parte trasera del escenario, Martin Motnik, bajista solista más allá de Accept, completaba el combo de cuerda.

Los clásicos “Restless and Wild” y “London Leatherboys” completaron el bloque inicial, lleno de fuerza, con el cual allanaron el camino para el resto del concierto. Una anécdota graciosa, y que suele pasar de vez en cuando por estos lares, fue el escaso entusiasmo del público cuando Tornillo los interpeló como “España”. Decir también que siempre es un gustazo enorme ver una sala llena de un publico intergeneracional, con niños en primeras filas acompañados de sus padres, y verlos disfrutar como si de una banda de nueva generación se tratara.

Accept

Se notó el gran estado de forma de Accept, que cual Ave Fénix renació y se encuentra en la actualidad en uno de sus mejores momentos, con el trío Hoffman-Tornillo-Shouse asumiendo el control del show y comiéndose el escenario en cada compás.

Accept

Tras “The Abyss” interpretaron otros dos temas del nuevo disco: “Too Mean to Die”, que le da nombre al álbum, y “Overnight Sensation”. Sin embargo, no todo iban a ser temas nuevos. A estos siguió un medley donde tocaron partes de “Demon’s Night”, “Starlight”, “Losers and Winners” y “Flash Rockin’ Man”. Pareció un tributo a ese Accept de los años 80, con los tres guitarristas en primera fila perfectamente coordinados, haciendo las delicias de un público entregado.

Sin embargo, donde el público se vino arriba, tras “Breaker”, “The Undertaker” y “Shadow Soldiers”, fue con “Princess of The Dawn”, con una sala al completo coreando el estribillo. Parecía el final, aunque todos sabíamos que no lo era.

No obstante, con la intro de “Fast As A Shark”, y la energía que desprende este tema rápido, parecía que el concierto volvía a empezar. Fue una locura, con un público entregado, como cuando acometieron “Metal Heart” y se pudo ver a fans en la primera fila con la mano en el corazón, como pensando: “Sí, mi corazón es de heavy metal, y ahora mismo se siente lleno”. Esa es la magia y la emoción de la música.

Accept

Terminó Accept antes de acometer el bis final con “Teutonic Terror” y “Pandemic”, dos temas que ya se pueden considerar clásicos, y que definieron la resurrección de Accept en 2010 con la llegada de Mark Tornillo.

Así, el final del bolo lo concluyeron con una espléndida “Balls To The Wall”, y la guinda final, “I’m a Rebel”, ante una sala extasiada y con todos los músicos en primera línea del escenario.

Un setlist muy bien elegido, con temas de toda su carrera, una puesta en escena sencilla pero potente, muy bien preparada y sin dejar lugar a la improvisación. Un directo demoledor, que demostró que Accept está en un estado de forma bestial, disfrutando del presente y, tras 40 años, con mucho futuro todavía por delante.

La entrada Crónica de Accept + The Iron Maidens en Pamplona: Demasiado rebeldes para morir se publicó primero en MariskalRock.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *