Categories
Uncategorized

Crítica de Cobardes: Que empiece el baile

Ya me gustaron en su debut, aquel ya lejano ‘Ceniza y viento’, y con este, su segundo LP, Cobardes se reafirman como una de las grandes realidades de la escuela más pura del rock estatal.

La mala suerte se cebó con los primeros pasos del ilusionante proyecto que de la mano y mente de Javier Janices “Cordobés” tomaba forma y vida en los albores de 2020. El primer disco se puso a la venta poco antes de la explosión pandémica, supongo que el palo debió ser importante. Con todo y con eso, la banda se había plantado en el disparadero lista para reventarlo cuando la historia lo permitiese.

Llegados a este 2023, centrémonos en ‘Que empiece el baile’, un apuntalamiento de las mejores virtudes primogénitas; vamos, que se han marcado un sucesor del estreno que supera con creces, al menos, mis expectativas. Y no nos equivoquemos, eran bastante altas. Cobardes tienen todo lo que pueda buscar un seguidor del rock de aquí. Un conjunto de personas en el que me hallo. Maticemos: encajarían sin igual en la hornada que se hiciera fuerte a principios de mileno, esa que formaban con sutileza, garbo y alegría nombres como Marea, Poncho K, Forraje, y mil más. Una generación que portaba el estandarte de los padres del asunto, pero que líricamente bebía con fervor la poesía maldita del Robe.

Lo aquí escuchado te va a recordar a La Fuga, la de los tiempos con Rulo, sin importarte mucho. La poesía sobre la que se basa toda la buena música que han volcado encima rodea los amores y desamores, el devenir de la vida y las emociones personales. Y he ahí donde encajo la comparativa con los de Reinosa. Y aparte de en las letras, ¿en las melodías y armonías también? En esos menesteres quizá no tanto.

La vorágine más potente se funde en la brillante “Caminos de algodón”, la preciosa “Maldito abril” o la despiadada “La frontera”. Sin bajar el tempo, pero con tesituras y matices bien ejecutados a disposición de cada tema, suenan “Quinientas mil mañanas”, una amarga “En otros labios” o el cierre que se marcan con “Un beso y hasta siempre”.

Balada como tal encontramos “Solo tú”, emocionante armonía de piano con la colaboración de Selva Barón y la delicadeza obstinada llevándola de la mano. No hay relleno, no hay una que digas: esta sobra. Los diez cortes que ofrecen tienen su alma propia. A lo mejor algún giro de variedad habría refrescado la escucha en según qué tramo, pero sinceramente, si esto es lo tuyo, vas a gozarlo.

No, claro que no me voy a largar sin hablar de “En llamas”, una de las mejores composiciones que se han presentado por estos lares en cualquier momento de la historia que te plazca. Rabiosa, inspirada, completa. Esencia de marcha triunfal, digna heredera de “Rodeada de idiotas”.

Con Kolibrí a los mandos de la producción y todo el mecanismo en marcha de la discográfica que tienen detrás, Cobardes apuntan alto. Hasta el cielo.

Escucha ‘Que empiece el baile’ en Spotify:

La entrada Crítica de Cobardes: Que empiece el baile se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Jon Bon Jovi señala los videoclips más embarazosos de su carrera: “¿Quieres avergonzarme? Átame a una silla y pónmelos”

La gran explosión del hard rock y el heavy metal en los años ochenta vino de la mano de la gran importancia que adoptaron los videoclips como medio de promoción en un mundo en el que faltaba mucho tiempo para que internet y las redes sociales hicieran la música accesible en cualquier momento y lugar. Jon Bon Jovi, que sigue avergonzándose de sus primeros videoclips, ha recordado lo embarazoso que fue dar esos primeros pasos hasta encontrar la clave en icónicos ejemplos como los vídeos de “You Give Love a Bad Name” o “Livin’ on a Prayer”.

La participación del vocalista y líder de Bon Jovi en el espacio Andy Cohen Live de SiriusXM nos ha abierto las puertas a esta perspectiva que actualmente tiene de los vídeos de los primeros años: “Cuando pienso en aquel “Runaway”… Cuando hicimos el vídeo, pensaba: “Un momento, acabo de aprender a tocar la guitarra y a escribir una canción. ¿Quieres que sea cineasta? ¿Qué demonios sé yo?”

Caí en la trampa, y la estúpida compañía discográfica con el estúpido director del vídeo que decía “Fahrenheit 451” (en vez de ‘7800 Fahrenheit’) o lo que fuera, con su sobrina protagonizando el vídeo, era como: “Dios mío”. ¿Quieres avergonzarme? Átame a una silla y ponme a ver vídeos de mis dos primeros discos”.

Jon asegura que a las puertas del gran éxito, con el lanzamiento de su tercer álbum, dieron con la clave al zambullirse por completo en los famosos vídeos de directo: “Era horrible, y el segundo álbum, lo mismo, y luego en el tercero dijimos: “Un momento. Vamos a grabarnos actuando”. Y boom. Todo cambió.

Fuimos lo suficientemente listos a partir del tercer álbum. Tardamos tres álbumes en darnos cuenta de que sólo había que promocionar el directo con un vídeo, así que para “You Give Love a Bad Name”, “Livin’ on a Prayer” o “Wanted Dead or Alive”, esos son realmente vídeos de directo, y fue entonces cuando nos dimos cuenta de que esto era todo lo que importaba”.

PARA LEER MÁS:

La entrada Jon Bon Jovi señala los videoclips más embarazosos de su carrera: “¿Quieres avergonzarme? Átame a una silla y pónmelos” se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Entrevista a Black Ducados: “Pasamos gran parte de la vida mirando al futuro para nada”

“Alma valiente” ha sido el más reciente adelanto de ‘La vida es ahora’, el esperado segundo álbum de los sevillanos Black Ducados. Los sonidos americanos y andaluces se dan cita en el rock que abandera la formación liderada por Rafa Cuevas (cantante, bajista y compositor), que nos ofrece en sus respuestas a Jason Cenador más detalles de esta nueva etapa, en la que tendremos a Black Ducados en directo el 9 de junio en el Malandar Music Club de Sevilla, el 23 de junio en La Caverna de Madrid, y el 1 de julio en el Open Festival (Jardines del Conde de Tomares, Sevilla), con M Clan, Café Quijano y Dr. Diablo. Las entradas para los conciertos en Madrid y Sevilla ya están a la venta en este enlace, y para el Open Festival se pueden comprar en este enlace.

Habéis publicado un nuevo single, “Alma valiente”, con un poso country sin perder de vista la esencia de vuestro rock urbano. ¿Os dirigís hacia un estilo que combina ambas vertientes por igual?

“Siempre hemos combinado sonidos americanos clásicos con rock urbano. Creo que forma parte de nuestro sello. La incorporación de dos guitarristas muy versátiles pero con diferentes estilos también ha contribuido a ello. La incorporación de Paul Laborda le da a la banda ese toque country y de swing tan característico. Y Ramón Arias es la contundencia personificada, con un sonido más agresivo pero con un gusto exquisito”.

¿Es la diversificación, mirar hacia otros horizontes estilísticos, una de las máximas de la presente etapa de Black Ducados?

“En absoluto. Eso no nos lo planteamos. Hacemos canciones, sin complejos, eso sí, pero sin buscar premeditadamente sonidos concretos. Y siempre dentro de la esfera del rock. Tampoco renunciamos a buscar nuevos senderos, pero somos cinco tíos que nos reunimos en un local de ensayo y cada uno aporta su talento. El resultado es Black Ducados”.

¿A qué alma valiente va dirigida la canción y qué historia se esconde tras su letra?

“”Alma valiente” surge de una etapa de mi vida donde todo se me vino abajo. Una etapa oscura, donde mi economía se hundió por completo y eso formó una espiral que afectó a las relaciones personales e incluso de pareja. Es realmente alucinante cómo cambian muchas personas en función de la situación. Vi a muchos que creía amigos incluso disfrutar y hacer leña del árbol caído.

Fue una etapa muy dura pero aprendí mucho y me hice más fuerte mentalmente. Me llevé muchos palos, pero aprendí a separar la paja del grano. Curiosamente, en medio de toda esa vorágine nació mi hijo y eso me dio unas fuerzas enormes para salir del agujero.

Junto con el anterior single, “Cuántas noches en los bares”, se trata de un adelanto de cara al segundo disco de la banda. ¿Cuándo podremos tenerlo en nuestras manos?

“Saldrá a principios de 2024. Tenía que haber salido este año, pero, al haber tenido cambios en la formación, hemos tenido que replantearlo todo. Y no queremos sacar nada con prisas. Las cosas cocinadas a fuego lento, saben mejor. Así que a partir de septiembre, le daremos caña a los temas que quedan. Sacaremos al menos dos adelantos más antes del lanzamiento definitivo”.

A todo esto, ¿por qué habéis decidido titular ese segundo trabajo con el elocuente nombre de ‘La vida es ahora’?

“Es una declaración de principios. Nos pasamos gran parte de la vida mirando al futuro para nada, porque la vida da muchas vueltas y te pone en tu sitio en un segundo. Ya somos un grupo veterano, pero creemos que aún nos queda mucho por delante. Así que vamos a vivir cada segundo como si fuera el último, con ilusión, actitud, fuerza y ganas”.

Habéis grabado con José María Sagrista en sus célebres Estudios Punta Paloma de Tarifa (Cádiz). ¿Buscabais una vuelta de tuerca en la producción?

“No. Sagrista también produjo nuestro anterior disco, ‘Espina desclavada’. Grabamos allí, en primer lugar, porque es como ir al paraíso. Imagínate un estudio en medio de la naturaleza, rodeados de playas vírgenes. Pues eso. Y, en segundo lugar, porque es un gran profesional, que conoce nuestro sonido y respeta la idiosincrasia de la banda. Con José María Sagrista se aprende muchísimo, no ya de sonidos, sino de otras muchas cosas”.

Tenéis un puñado de conciertos señalados en vuestro horizonte. ¿Qué podemos esperar de ellos?

“Podéis esperar actitud, espectáculo, honestidad, profesionalidad y autenticidad. Nada más que añadir. El resto hay que verlo”.

¿Hay algo en Black Ducados que echéis de menos en las bandas mejor posicionadas del rock estatal actual?

“Lo único que echamos de menos es tocar más y dar ese saltito que nos falta para llegar a un público más amplio. Te aseguro que es muy complicado. Puedes tener la mejor banda del planeta, que si no llegas a la gente adecuada te van a comer las moscas. En cuanto a las bandas bien posicionadas, ¡chapó por ellos! ¡Pero que vayan haciendo hueco que allá vamos!”

Escucha a Black Ducados en Spotify:

La entrada Entrevista a Black Ducados: “Pasamos gran parte de la vida mirando al futuro para nada” se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Crónica de Los Zigarros en Madrid: Jóvenes clásicos

De nuevo bajo el manto del Inverfest 2023, acudíamos a presenciar un no hay entradas al WiZink; luego matizaremos estas palabras. Los Zigarros completaron el asalto a Madrid con decisión, poderío y majestuosidad.

No marcaba el reloj aún las 21:30 cuando bajaban las luces y un rugido guitarrero retumbó en la oscuridad, abriendo la veda de un festín que marcaría su arranque con “Espinas”, enlazada eufóricamente con “¿Qué harás, amor?”.

La primera impresión que nos deja la noche es que vamos a disfrutar de un sonido crujiente ejemplar para el hábitat en el que nos encontramos, y que van a centrar la fiesta en lo que sale de cada instrumento. Es raro hoy en día que una banda no lleve un telón, ni una pantalla… algo que alumbre el contenido musical; aquí vinieron a pecho descubierto, y de veras que no iban a necesitar más alardes para completar una tremebunda verbena.

Dejan que las primeras frases de “Apaga la radio” las cantemos nosotros, enfervorizando a una audiencia que daba su aprobación al entusiasmo del corte. La pegada hizo hecho efecto y los coros cantables de “Voy hacia el mar” revolucionaron la atmósfera con elegancia. Eligieron para la continuación un “Queda muy poco de mí” en la línea marcada, y se gustaron estirando “No sé lo que me pasa” con Ovidi desangrando la Telecaster con garbo.

La celeridad y suciedad revisada en el recuerdo a los Flying Rebollos cobra vida en “Mis amigos”, exacerbada al máximo, fuera de sí. El machaque de este tramo llegaba a su fin con “Malas decisiones”, tema que invitaba al salto y al griterío; a los hechos me remito.

Era el momento entonces para hacer una mínima pausa y aprovechar el cantante para, entre risas, contarnos que le parecía increíble que les paguen por esto. No estoy muy de acuerdo, porque les pagan por hacer rocanrol a un nivel muy elevado.

“Dispárame” es uno de los himnos que mejor atronaron en la gélida noche madrileña, bien acompañada de “Cayendo por el agujero”, un arrebato constante que continuaba con garbo en el golpeo de “Odiar me gusta”.

Encaramos el último sendero recibiendo con regocijo “Resaca” y “Voy a bailar encima de ti”, unidas de la mano como si fueran una. El cambio de aires sucedió inevitablemente cuando sonó “Con sólo un movimiento”, y la pasión encarnizada revivía en la crepitante, aún más de lo lógico, “Hablar, hablar, hablar”.

“Desde que ya no eres mía” y “A todo que sí” revivieron al personal para dejarnos un leve receso antes del bis. El retorno a la tarima se cubrió de clasicismo con los covers del “You Really Got Me” y “Great Balls of Fire”, y a partir de ahí dispararon con puntería “Tenía que probar”, “Fuera de la ley” y “¿Qué demonios hago yo aquí?”. Un fin de fiesta digno, conciso y certero.

Antes os comentaba que íbamos a hablar de lo del lleno. Bien, pues no me quiero despedir sin esclarecer la coyuntura. Sandro Santos, fotógrafo firmante, me comentaba que había leído recientemente algo así como “el engaño de los sold outs del WiZink Center”. Personalmente siempre me gusta apuntalar lo que hay y lo que no, y efectivamente, hoy el antiguo Palacio registró el lleno.

Que sí, que únicamente se habilitó la pista, y lo demás estaba cerrado con lonas. Pero hacer honor a la verdad no está reñido con ensalzar el imparable crecimiento de un grupo ya no tan nuevo que antes llenaba La Riviera, y ahora se encamina a hacer lo propio en pabellones. Porque haciendo rocanrol a todo gas como pocos saben hacerlo, están llamados a merendarse el Olimpo de la escena.

La entrada Crónica de Los Zigarros en Madrid: Jóvenes clásicos se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Crónica de Rulo y La Contrabanda en Madrid: Prohibido mirar el reloj

Con la premisa de recorrer en directo durante casi dos horas su historia musical, Rulo & La Contrabanda cerraban en la capital las “Noches de Fuga y Contrabando”, una gira que daba carpetazo aquí después de recorrer todo el país inundándolo de vibraciones y sensaciones a flor piel.

De las entradas a la venta, se vendió casi todo. Digo lo cual, porque las gradas laterales se mantuvieron cerradas con lonas, al igual que la zona superior de la del fondo. Un ambientazo muy digno, en el que a cada paso que dan va creciendo lenta pero inexorablemente. En lo subjetivo, eché de menos temas, muchos; lo que pasa que eso es señal de que gastan un cancionero irreprochable. Toquen lo que toquen, la victoria viene detrás.

Programado el comienzo para las 21:30, puntual, como es buena costumbre en Madrid, se apagan las luces del Palacio recibiéndonos una pantalla led en forma de luna llena, que servirá para alimentar las sensaciones y consecuencias de los cortes que acometerán a lo largo de la velada.

“La cabecita loca” levanta el vuelo de la noche con ritmo y un volumen general adecuado, pero sin abuso. “Buscando en la basura” remueve el leitmotiv del tour, en una versión remozada mucho más cercana a los tiempos en solitario que cuando tanto Rulo como Fito la descargaban en la época de La Fuga. Tanto es así que Garmendia se cuelga la acústica para el compás, dejando la electricidad de sus compañeras a la Telecaster roja del cantante y el rasgueo de la de Pati.

Nos saludan poniéndonos en situación sobre la presente al paso firme de “Me gusta”, recuperando ahora sí la vieja guardia en “Baja por diversión”. Una que pega y otra que mece, turno de “Me quedo contigo”. La pausa en el fervor se mantiene con “Todavía” y la pletórica “Noviembre”, con el protagonista de esta historia tirando del sonido acústico que antes habían manejado desde la izquierda de las tablas.

El recuerdo a la pandemia introduce “No sólo respirar”, azuzándonos al disfrute del aquí y del ahora, volviendo a los años mozos de Gutiérrez, donde se despedía discográficamente de sus antiguos compañeros. Más nostalgia a las memorias nos trae “Verano del 95”; sin embargo, es “Tu alambre” la que, con un brío por encima del original, levanta pasiones y aplausos.

La lluvia de míticas es incesante, basta con escuchar el recibimiento de “Mi Cenicienta” y el griterío afónico de los de abajo. Pero es que justo antes habían puesto sobre el mantel “Majareta”, frenesí preferido por casi todos.

Hay fulgor, hay pasiones, hay recuerdos, incluso alguna lagrimilla veo correr por mejillas de los que me rodean. En este punto el concierto ya ha traído melancolía y divertimento; “La balada del despertador” aúna ambos juicios.

“Como a veces lo hice yo” pasa desapercibida al lado de “En vela”, soltándose Rulo como frontman en una faceta que ha mejorado sensiblemente desde que decidiera ir tranqui por su camino. Con recuerdos para Boni y Pau Donés se sienta al piano en “Heridas del Rock & Roll”, hilando un acongojo sobre la piel asistente que cierra diciendo que “si no lo remediamos con la siguiente se largan”, asumiendo que “tiene poca credibilidad”.

“The End” es la elegida para tomar aire antes de los bises, que arrancan de nuevo a pie de teclas al son de “La última bala”, regalándonos de continuo, aún sólo en escena y únicamente arropado por su guitarra, “Madrid”.

La novata “Dentro de una canción” sirvió para darle vida a esta gira, y poner de manifiesto lo bonita que es la vida de los titiriteros; pero la locura emocional más vibrante de la noche se vive con los acordes de “Por verte sonreír”, que se lleva los honores que antiguamente se guardaban por ley para “P’aquí p’allá”, siguiente en ejecutarse, y desfiladero hacia la salida que resulta inminente con “32 escaleras”.

En algún momento recordó que, tanto él como Fito, habían pasado cuatro veces por este lugar. En las cuatro, y otras mil más, le hemos acompañado los que firmamos texto y fotos hoy. Rulo, cuando vuelvas por Madrid con el nuevo disco bajo el brazo, te esperamos por el barrio de la Prospe; y ya nos cuentas cómo sigue siendo tu vida. Hasta pronto.

La entrada Crónica de Rulo y La Contrabanda en Madrid: Prohibido mirar el reloj se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Hoy es el Día Internacional de The Beatles y esta es la curiosa razón

El calendario está lleno de Días Internacionales que se han dedicado a dar visibilidad o recordar todo tipo de eventos, actividades o temas sociales entre los que no podía faltar la música, y una de las bandas más importantes de la historia no podía faltar, siendo este 16 de enero el día elegido para celebrar el Día Internacional de The Beatles.

La elección de este día no deja de ser curiosa, ya que el 16 de enero se ha elegido para celebrar la vida y obra de los cuatro de Liverpool con motivo del aniversario de la inauguración de The Carvern Club, el mítico local en el que hicieron su debut los John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr.

Pero esta fecha ha sido la acordada por una parte de los numerosísimos seguidores de la banda, ya que hay otras fechas que pelean por ser consideradas el Día de The Beatles. Para buena parte de los seguidores británicos, la fecha que debería celebrarse es la del 6 de julio, día de 1957 en el que se conocieron John Lennon y Paul McCartney, el núcleo compositivo del grupo.

Este mismo día, pero de 1964, sería el del estreno de la película ‘A Hard Day’s Night’. Una gran coincidencia quiere que este mismo día de 1980 sea en el que Paul McCartney fue encarcelado durante diez días en Japón por posesión de marihuana.

Volviendo al estreno de ‘A Hard Day’s Night’, el 10 de julio de este año fue el día del lanzamiento de su espectacular banda sonora, fecha en la que también The Beatles regresaron de su exitosa gira estadounidense, por lo que el 10 de julio también se ha postulado como fecha para celebrar el Día de The Beatles.

PARA LEER MÁS:

La entrada Hoy es el Día Internacional de The Beatles y esta es la curiosa razón se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Crítica de Marea: Los potros del tiempo

Es este ‘Los potros del tiempo’ un disco muy Marea. Un trabajo que ahonda en las raíces de cada uno de sus lanzamientos pasados, que nos trae en el remate del 2022 a los de Berriozar rebuscando en sus memorias y poniendo al día sus composiciones. Reencontrándose con su antepasado musical, la banda ha compuesto un temario cortado en once pistas de asimilación rápida, frescas, urgentes.

Recuerdo los primeros encontronazos con ‘El azogue’, unos que, si bien se perfilaban retro, enjugaban el menester con ciertos aires de cambio. Aquí siento un paso más en esa dirección: los restos de la bajamar vislumbran brillantes rescoldos que, puestos al día, iluminan las noches que lo pidan.

En esas lindes es donde la producción toma las riendas y, en cierto modo, suaviza la bronca añeja de ‘Las aceras están llenas de piojos’ o ‘Besos de perro’. La cantidad de matices que pueblan cada argumento sonoro va a más en su historial, y no siempre ha de ser positivo; debo decir que en el caso que nos ocupa la holgura expandible le sienta muy bien.

Pongamos nombres a estos textos relatados. “Otra cicatriz” carece de las rabietas de aperturas icónicas como “En las encías”, que es la más cercana en tiempo; sin embargo, coloca en cada espacio los instrumentos limpiamente, desembocando en un estribillo con pegada. “Buena muerte” ya la conocíamos. Fue la que nos puso en alerta: los navarros estaban en proceso de hacer alguna que otra pirueta. Pensarás que estoy exagerando, pero dale al tema, y por extensión a todo lo demás, la escucha requerida; matices, matices y matices. Limpieza, orden aquí y allá, detalles que no resbalan.

“Se acaba el baile” se muestra al mundo con vigor, como si supiera que tiene el guapo subido, con la voz retorciéndose entre los acordes. Hablando de voz, Kutxi ha estirado su agudo dejando de lado la carraspera grave que contraponía en su propuesta. Imagino que se sentirá más cómodo o que habrán pensado que esto tiene que ser así. Viene la cuarta en cuestión, segundo sencillo de adelanto: “Nuestra fosa”. De nuevo jugando con el mundo de los muertos, y una guitarraza llevando la batuta y apareciendo en cada parte con un deber, con una misión.

“Más me duele a mí” carga con rapidez y “Lo habido” engrosa las seis cuerdas. Se suma a esas cadencias “Esta puta soledad”. Para mi gusto, “Ceniciento” es otra bordada en la solapa, donde la poesía maldita domina la atmósfera. Cuando “La grillera” se abre paso reverdece viejos laureles, ya lo verás. Lo que pasa que estamos llegando a los últimos bailes, el penúltimo es “El más sucio de los nombres”, claramente preparada para triunfar entre la multitud. A modo de despedida planta el remate “Te voy a decir la verdad”, moviéndose cercana al medio tiempo en concepto y ritmo mas con viveza y soltura en la escucha.

No tengo conocimientos para explicaros los motivos que Marea ha conjugado para decidir haber hecho esto así y ahora. Pero siéntete afortunado.

Escucha ‘Los potros del tiempo’ en Spotify:

La entrada Crítica de Marea: Los potros del tiempo se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Crónica de Sôber en La Adrada (Ávila): Liturgia para guardar en las retinas

Con el sobrenombre de “Bajo las velas”, Sôber se presentaron en el incomparable marco del Castillo de La Adrada, encuadrado en el Tiétar Festival, iniciativa que desde hace varios años promueve el Ayuntamiento de la localidad llenando de cultura y ocio los veranos de la villa.

Con nombres para este año que van desde la magia de Jorge Blass hasta el pop con clase de Los Secretos, pasando por el regreso de Miguel Ríos 40 años después de su primera visita a este encuadre del valle, los madrileños Sôber se permitieron el gustazo de asaltar el castillo, un reformado enclave que desprende magia única y efectiva para este tipo de veladas.

Le dieron la vuelta a su repertorio habitual para, con una iluminación íntima y banquetas para los artistas, saborear desde arriba un aroma de noche única; y hacernos partícipes de la historia a los de abajo, claro. Un lleno cómodo, de estos que hacen que se vea ambiente sin sentirte agobiado en ningún instante, condujo una situación que inauguró musicalmente con “Sombras”, cuarto de hora por encima del horario previsto.

Si de primeras creo que todos nos sentimos algo fríos, “Blancanieve” y “Eternidad” remaron con poderío metiendo en harina el sentir presente. “Vulcano” y “Verona” entraron fáciles, mientras “Cubos” perdía el ritmo que ganaba en calidez. “El hombre de hielo” siempre fue de mis favoritas, y en este caso la remodelación fue menos costosa.

El motivo acústico del festín resultó no ser tal cual, ya que las guitarras eran eléctricas con la distorsión apagada, y el bajo de Carlos se mecía más al ritmo de los dedos que al golpe de púa de su metalera versión lógica. Todo ello permitió un lucimiento artístico inverosímil, que no por ello imprevisible, agradable al oído y la vista.

Sôber dejándose llevar, encontrando a cada segundo mejor el ritmo de la cálida noche, se decantaron por “Lejos” y “El día de la liberación” para mediar el espectáculo, antes de afrontar un “Náufrago” que hizo vibrar a los congregados. “Arrepentido”, cargada de metal contenido, les saca de tablas.

Para el bis lanzan música enlatada mientras Carlos, micro en mano, canta entre el público “Estrella Polar”. El paseo por toda la pista produjo abrazos y cercanía, emoción y alegría. Ya con toda la banda en liza, cierran el corte en vivo para anunciar “Eclipse”, una de las que tampoco necesitaban muchos reajustes.

“La escalera” no la esperábamos, pero “Tic Tac” sí. El final gira sobre “Cubos” y “Diez años”, que aprovechan para presentarse ante La Adrada y despedirse con una sonrisa sincera.

Al color del estío que mira a su fin, disfrutamos una vez más del poder de la música en vivo alejada del fervor de las grandes capitales, y en este caso, incluso, del fervor propio de las composiciones originales. Aplausos y satisfacción de todos y para todos en una liturgia que se llevó hora y tres cuartos para guardar en las retinas.

La entrada Crónica de Sôber en La Adrada (Ávila): Liturgia para guardar en las retinas se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Entrevista a Traste3: “Hemos venido a jugar y a hacer los discos que nos gustaría escuchar”

‘Cadencia rota’ ha sido el lanzamiento con el que hemos conocido a Traste3, la unión musical entre Paloma Rivera y Jorge Valverde, que nos fue sorprendiendo con cada detalle que se fue adelantando de este trabajo. Javier Pérez ha sido el encargado de ayudarnos a conocer un poco mejor este dúo, que también se transforma en banda en directo, junto a Jorge, cantante y guitarrista.

Lo primero que me apetece es que la gente sepa quiénes sois. ¿De dónde viene Traste3 a nivel musical?

“Del rock y la música argentina por parte de Jorge, y del jazz y el clásico de parte de Paloma”.

Me llama la atención el nombre que habéis elegido para la banda. ¿Qué nos podéis contar de él?

“Tiene que ver con que ensayábamos mucho en casa de Paloma en los comienzos y ella tenía dos gatos, de ahí sale una broma en la que yo soy el tercer gato”.

Aparte de la influencia latente de Extremoduro, me ha recordado vuestro sonido, en ciertos momentos, a La Vacazul. ¿Me equivoco? ¿Qué influencias musicales tenéis?

“Muy amplios, desde Gardel a Calamaro, pasando por Charly García, La Vacazul, bandas inglesas como Radiohead, o Paco de Lucía, y añadiendo todo el jazz y la música clásica que tiene Paloma como referencia. La base de la banda es jugar con la canción popular en todas sus formas apoyados en el rock”.

A la hora de elegir la versión. ¿Hubo alguna más sobre la mesa o fue “A fuego” la única que os planteasteis?

“Hay bastantes más, es más, saldrá un EP en directo con alguna cover bastante guapa del concierto de la Honky Tonk”.

Hay varias colaboraciones en el disco. ¿Quiénes son y cómo surgen?

“Todas ellas, desde la amistad, la admiración y el respeto. Rebeca Soul es una cantautora que, como su nombre indica, hace canción de autor apoyándose en el soul, y canta increíble. Fran Fernández es un cantautor talentoso y compañero generoso, y tiene canciones como “Mi frío”, que me vuelan la cabeza. Aitor Flamingos es un autor de rock que trata su sonido y arreglos con una sutileza y precisión admirables, y un genial autor de canciones e intérprete. Cabe destacar el apoyo y support durante todo el disco de Eloy Acosta, que es un músicazo”.

¿Pensáis que ‘Cadencia rota’ puede moverse en círculos lejanos al mundo del rock?

“Pensamos que siendo un disco que, aunque en su principal pie está en el rock, juega con el tango, el vals, los ritmos cubanos, puede encajar en muchos sitios y en ninguno, depende de la obsesión por la “etiqueta” que se tenga. Al final es más sencillo hacer un disco de un genero a la hora de que te clasifiquen y entres en circuitos, pero aquí hemos venido a jugar, y a hacer los discos que nos gustaría escuchar”.

Creo que os ha quedado una obra personal e intransferible. ¿Contentos con el resultado final? ¿Os habéis dejado algo en el tintero?

“Siempre quedan cosas en el tintero, en unos meses daremos novedades como el EP en directo, que iremos sacando single a single”.

Salís de gira, y además creo que dejáis de lado el formato dúo y os acompaña una banda. ¿Qué nos podéis contar de esos inminentes conciertos?

“Siempre que podamos iremos con la banda: Curro Rumbao, Laura Solla y Pablo Nadal son una bendición para nosotros, una suerte de contar con ellos, aunque también habrá conciertos en formato acústico, os iremos contando”.

Escucha ‘Cadencia rota’ en Spotify:

La entrada Entrevista a Traste3: “Hemos venido a jugar y a hacer los discos que nos gustaría escuchar” se publicó primero en MariskalRock.com.

Categories
Uncategorized

Iron Maiden inicia la gira que llegará a Barcelona: Un setlist diverso, Bruce Dickinson en forma y el debut del Eddie Samurai

Una pandemia después, dos años y medio para ser más exactos, con el lanzamiento de un nuevo disco incluido, Iron Maiden vuelve a la carga con la exitosa gira ‘Legacy of the Beast’, la que llegará a Barcelona el próximo 29 de julio en compañía de Airbourne y Within Temptation. El Arena Zagreb de la capital croata fue el escenario sobre el que ayer, domingo 22 de mayo, los de Steve Harris volvían a hacer rugir un pabellón con su renovado espectáculo, en el que ‘Senjutsu’ y su prometido Eddie samurai ya  son nuevos protagonistas.

De hecho, el trío de temas nuevos formado por “Senjutsu”, “Stratego” y “The Writing on the Wall” fue el encargado de despertar a la bestia, antes de que “Revelations” llevara al regreso al repertorio de “Blood Brothers”, tema que no tocaban desde el verano de 2017, con un Bruce Dickinson al que vemos volviendo a dar toda una lección vocal y de interpretación sobre las tablas, quedando “Aces High” ahora como cierre de la actuación en la que no faltaron los grandes clásicos, como podemos ver en el primer setlist de la gira que la banda ha estado preparando en suelo croata desde el pasado mes de abril:

01. Senjutsu
02. Stratego
03. The Writing On The Wall
04. Revelations
05. Blood Brothers
06. Sign Of The Cross
07. Flight Of Icarus
08. Fear Of The Dark
09. Hallowed Be Thy Name
10. The Number Of The Beast
11. Iron Maiden
12. The Trooper
13. The Clansman
14. Run To The Hills
15. Aces High

Iron Maiden estará el 29 de julio en el Estadi Olimpic de Barcelona dentro de esta nueva etapa de la actualizada gira ‘Legacy of the Beast’, junto a Airbourne y Within Temptation.

PARA LEER MÁS:

La entrada Iron Maiden inicia la gira que llegará a Barcelona: Un setlist diverso, Bruce Dickinson en forma y el debut del Eddie Samurai se publicó primero en MariskalRock.com.